Supermercats il.legítims

 

 

Lucas Silvano

 

Fa uns dies vaig llegir a MolinsDigital dues entrades, que hem va semblar que suscitaven una discussió força interessant: Supermercats “il·legals” i Què és el Mercadona? Aquests tipus d’articles generen controvèrsia perquè van directament al cor del debat: Quin tipus de municipi volem que sigui Molins de Rei?  Volem que sigui una ciutat dormitori o un petit nucli econòmic i social?

Què és un supermercat?

Si hem demanessin que definís el que és per a mi un supermercat (aquí hi englobo les diferents formes de venta: hipermercat, supermercat…) diria que és principalment tres coses: Un oligopsoni, un Temple de la uniformitat i destructor de la vida municipal.

Anem per parts. Un oligopsoni és l’acaparament de totes les compres en poques mans. És més coneguda la paraula oligopoli, que fa referencia a la concentració de la producció en poques empreses, podríem dir que l’oligopsoni és el seu complementari. No he trobat dades més actuals, però en tot cas segur que les dades son pitjors ara que al 2007. A Espanya el 75% de les vendes d’aliments ve controlada per set empreses (Carrefour, Mercadona, Eroski, Alcampo, Corte Inglés, Euromadi i IFA) i més del 80% de les compres es fan en supermercats, només el 2,7% es realitza en botigues tradicionals (García i G.Rivera, 2007).

Així doncs tenim un embut perfecte, milers de productors per una banda i milions de consumidors per l’altra… i entremig set empreses que apliquen a voluntat el seu model alimentari. Un mite que cal desmuntar és aquell que diu que en els supermercats hi ha més varietat. Com ja he dit abans, els supermercats son Temples de la Uniformitat, existeix molta més varietat alimentaria fora que a dins de les grans cadenes de supermercat.

Els supermercats son totalment uniformes en matèria alimentària, les marques no reflecteixen una varietat real, ja que en molts casos dues marques d’aliments diferents la única diferència significativa que tenen és l’envàs i el preu. Al darrere de les marques comercials trobem que comparteixen productors, que segueixen els mateixos estàndards de producció, els mateixos processos de selecció de qualitat i d’uniformitat etc.

Per posar algun exemple: els tomàquets, les  síndries o les mongetes. En un supermercat  en podem trobar tres o quatre varietats, però n’hi ha moltíssimes més. Segons un estudi de ecologistes en acció, hi ha actualment a Espanya 1.405 varietats de tomàquet, 273 de síndria i 238 de mongetes…on són totes aquestes varietats? Als petits comerços, als petits productors que no venen per aquelles set grans empreses de distribució. És aquí on hi ha la varietat real. A Europa s’ha perdut el 70% de les varietats de fruites i verdures, a Estats Units el 93%. Això comporta greus inconvenients per a la nostra salut i la del nostre medi ambient.

Per últim, m’agradaria dir que la obertura de tants supermercats com tenim a Molins (on els tenim inclús dins del Mercat Municipal) és de les pitjors coses que li pot passar a un poble. Suposo que no ens caldrà esperar gaire per veure com els petits comerços del voltant van acomiadant gent o baixant les seves persianes.

Un estudi del 2001 (J.N. Pretty) revelava que per cada supermercat que obre, es poden perdre fins a 276 llocs de treball en quatre anys, en un radi de 15km. El mite de que els supermercats ajuden a dinamitzar el comerç local, més que un mite és un engany. Tot i que les dades divergeixen segons els estudis, per cada 100€ que gastem en un supermercat, en generem uns 14€ per la economia local (la resta se’n va del poble i no torna), en canvi, si els gastem en petites botigues locals de cada 100€ se’n queden uns 45€ en la economia local.

Això es degut en gran part perquè els establiments locals solen tenir els seus proveïdors a prop, mentre que les grans marques multinacionals no només no utilitzen proveïdors de proximitat sinó que una gran part estan localitzats fora del país.

A Espanya, abans de la crisis, entre el 1997 i el 2007 cada dia tancaven 11 botigues tradicionals. Tothom és lliure de pensar que això és degut als “pakis” que han obert durant aquests anys arreu dels nostres pobles (com s’insinuava en un dels articles que he citat abans), però és totalment erroni. És d’aquells comentaris que afloren en temps de crisis i que no responen a la realitat, sinó a prejudicis establerts contra determinats sectors de la societat.

Abans de tancar “pakis” i “kebabs” proveu de tancar “Mercadones” i “Caprabos” que potser acabareu abans amb la crisis i de pas ajudareu a fomentar la convivència veïnal, no només entre els veïns de tota la vida sinó també amb els nouvinguts de tot el món, dels quals tenim molt per aprendre i per

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La amistad como mercancía (II)

 Isaac Arriaza

II

 

La mente humana es compleja, sin duda; pero al mismo tiempo existen numerosos puntos de coincidencia entre todos los individuos: conjuntos de ideas aceptadas como válidas por un gran número de individuos en una sociedad determinada. Pautas de conducta que se manifiestan como un producto del condicionamiento social que todos padecemos y que, para su desgracia, algunos disfrutan vivamente. No es mi intención ofrecer una relación exhaustiva de estos comportamientos comunes pero a modo de esbozo se podrían citar el apego a la democracia institucional, la creencia en la bondad del capitalismo, la funcionalidad (pese a la renovada crítica de género promovida desde las instituciones) de la división sexual del trabajo o, para acabar, la artificial separación entre el espacio público y privado del individuo.

En los diarios convencionales se suelen recoger sentimientos, vivencias, miedos y contradicciones (por ejemplo) consustanciales a la vida social del individuo que son interpretadas por éste como pertenecientes a la esfera estrictamente privada[1]. En la vida social, ahí afuera, nos dotamos de una suerte de envoltorio que nos impide mostrar a los que interactúan con nosotros aquello que, precisamente, escribimos en nuestro cuaderno privado. En el capitalismo, no existimos como individuos totales en los que sus contradicciones, miedos, pasiones y sentimientos conviven integrados con la parte más superficial de la existencia individual. Sino que ésta última suele ocultar la primera ofreciendo de nosotros una imagen falsificada, una existencia superficial, aparente. De forma análoga, en el modo de producción capitalista el obrero, al no controlar ni las herramientas ni los criterios organizativos del trabajo, objetiva su existencia en el producto que él o ella fabrican. Su producto, la mercancía, cobra vida propia ocultando el conocimiento, el esfuerzo y el sufrimiento de todos aquellos que participaron en su realización, no sólo inmediata sino también su realización histórica como resultado del trabajo social acumulado durante siglos. La alienación no es más que la concreción de una existencia separada y, originariamente, Marx y Engels desarrollaron el concepto  para reflejar la separación entre el productor y el producto. Entre el trabajador industrial y la mercancía. Y entre ellos no sólo mediaba una simple distancia sino que la existencia mercantil del producto negaba violentamente al trabajador como productor social, tapando así el origen social, y por ende histórico, de su existencia. Pese a que no existe una correspondencia directa entre el proceso productivo mediante el cual las trabajadoras dejan su vida en la mercancía, más o menos tangible, y aquel que conlleva la construcción de la identidad virtual expresada hacia el exterior, propia de las redes sociales digitales; es relevante destacar como, en ambos casos, el individuo puede relacionarse de forma extraña con productos de su propia creación. Hasta el punto de otorgarles una existencia y una vida propias, separadas. En el primero opera una, nada virtual, determinación económica que se expresa de manera concreta en la explotación laboral y en el segundo interviene el conjunto de creencias que sostienen la existencia de una idílica vida privada sin correspondencia con nuestra realidad material.

Nuestro caparazón, nuestro disfraz, nuestra existencia aparente puede quebrarse por diferentes razones y en diferentes grados. No solemos mostrarnos tal y como somos pues nunca somos con carácter definitivo. Este es precisamente un momento de ruptura crucial. El reconocer abiertamente que no gozamos (ni seguramente gozaremos) de una identidad acabada, que vamos y venimos, que reímos y lloramos, que somos guapos y feos, fuertes y débiles… Suele ocurrir en contadas ocasiones pero, cuando el grado de afinidad entre dos personas es suficientemente profundo, la apariencia deja paso a la sencillez de una vida complicadamente humana. La gestión del conflicto interno puede considerarse otro indicador válido para calibrar en qué medida nuestras falsas identidades nos oprimen y, por el contrario, cuán cerca nos encontramos de la autodeterminación consciente. Demasiadas emociones son vetadas, sesgadas, por la promoción institucional de la felicidad sistemática. El enfado, el odio, la rabia no son algo que deba caracterizarnos, es imperativo reprimirlos en beneficio de la paz social. El rol de consumidor insaciable no se corresponde con un estado de pesimismo generalizado; las dudas, los miedos, las inseguridades o la indecisión no generan escenarios deseables para los gestores del márquetin espectacular-mercantil. Éstos precisan convicción, seguridad y determinación así como un inagotable optimismo desarrollista según el cual el consumo generalizado de mercancías, y la generación (y reproducción) infinita de necesidades puramente materiales, lograrán instaurar un régimen de felicidad universal.

Los diarios personales digitales en red están de moda actualmente. Raro o rara es aquél o aquélla que no pierde el tiempo en la continua actualización de su perfil virtual. En los diarios convencionales pero especialmente en las bitácoras y perfiles digitales lo relevante se sitúa no tanto en lo que el sujeto expresa como en lo que omite[2]. El silencio es profundamente revelador de las inquietudes de una persona. Vivimos en un mundo totalmente interactivo donde, pese a que un porcentaje insignificante de población mundial tiene acceso a las nuevas tecnologías de la comunicación, prima lo visual en forma de imágenes, videos y mensajes de texto que vuelan literalmente de un lado a otro del globo. Cuando la norma es el ruido debemos preguntarnos qué puede querer decir el mínimo atisbo de vacío sensorial[3].

Como decía, lo visual prima sobre prácticamente cualquier otra forma de comunicación. Los más perjudicados sin duda son la escritura y la comunicación oral no mediada por la tecnología. En un futuro no muy lejano las animadas e interminables conversaciones entre afines constituirán una reliquia sobre la que disertarán los tratados de Antropología del Siglo XX[4]. En éstas la relación visual de los interlocutores era constante, multidimensional y siempre influenciada por la acción de los demás sentidos. La imagen que los participantes se hacían los unos de los otros oscilaba continuamente en función del tema de conversación, la animosidad e incluso el lugar del encuentro o el clima. El recuerdo que cada sujeto tenía del otro (o de los otros) era cambiante y en ningún modo se correspondía con una imagen estática y plana. En las nuevas relaciones de amistad dominadas por la velocidad y la inmediatez, la única referencia sensorial que, de momento, se tiene del interlocutor es una imagen previamente seleccionada por éste[5]. La imagen de perfil es la expresión plástica del disfraz con el que el usuario se presenta en la sociedad virtual. Es esta imagen la que oprime al individuo ya que le priva de su existencia completa pasando ésta a corresponderse únicamente con un conjunto de puntos de luz mecánicamente ordenados que, en la distancia, reproducen una instantánea de su apariencia corporal. Con el tiempo esta artificialidad existencial puede sepultar al individuo cual losa de granito de la que no se pueda librar jamás.

 

La oxidación del perfil de usuario

Cuando hablamos de alimentos y nos referimos a la oxidación no hacemos más que señalar el proceso mediante el cual éstos pierden ciertas cualidades al entrar en contacto con el ambiente; como su nombre indica, con el oxígeno. Los champiñones cultivados me servirán para ilustrar el razonamiento planteado a continuación. Si alguna vez tuvieron la oportunidad de cocinar con este tipo de hongo de invernadero seguramente comprobaron cómo éstos al ser laminados van perdiendo el color blanquinoso carne hasta que oscurece completamente. Es un proceso que dura segundos y que no conlleva necesariamente una pérdida de cualidades nutritivas del alimento si se procede a su cocción poco tiempo después. Sin embargo para nuestro propósito es crucial hacer hincapié en la transformación estética producida.

Las identidades o perfiles digitales, a imagen de nuestros champiñones, están sometidas a continuos procesos de oxidación[6]. Éstos dan comienzo en el segundo después de la última actualización del perfil de usuario y su duración se expresa en función de la actividad “media” de cada red social en particular. Pero a diferencia de esta clase de alimentos, entre los que también se encuentra la berenjena, la oxidación del perfil digital no es irreversible. Inmediatamente después de cada actualización la mercancía virtual vuelve a encontrarse en condiciones óptimas para su consumo en el mercado de la amistad digital. Este proceso ocurre una vez y otra sin interrupción. Como sabemos, las redes sociales se caracterizan por ser canales de interacción virtual donde predomina lo (audio) visual y la inmediatez. Tanto la imagen plástica que cada usuario presenta de sí mismo como la rapidez de éste en ofrecer a cada instante su estado de ánimo son factores primordiales para comprender su funcionamiento. El nivel de integración de cada usuario (y, en consecuencia, la popularidad o centralidad que éste pueda obtener) dentro de la red social digital está directamente relacionada con su nivel de oxidación (descomposición) del perfil. Aquellos perfiles que no se actualizan con la celeridad y la frecuencia exigidas tendrán más probabilidades de situarse en los márgenes de la actividad social digital y, por lo tanto, corren el riesgo de bajarse del tren de la interacción constante[7].

 

La sociedad silenciosa

Si bien hemos mantenido que la configuración plástica (el diseño y la imagen) del perfil de usuario puede constituirse en un factor de opresión en la medida en que la citada imagen pasa a cosificar la propia identidad del individuo pues constituye la presentación que éste ofrece a la sociedad virtual; es también necesario que esta representación visual sea susceptible de actualización constante. Para ello las redes sociales digitales desarrollan continuamente nuevas aplicaciones para facilitar el refresco del perfil de usuario con el fin de que pueda disminuir al máximo su nivel de oxidación y con esto adquirir una posición que le permita permanecer constantemente conectado a la nueva sociedad. El envío constante de breves mensajes de texto en los que el usuario puede compartir su estado de ánimo en cada momento junto con el desarrollo de aplicaciones sencillas para subir fotografías al perfil, constituyen el abono perfecto para que la red social se pueda presentar al usuario como versátil y adaptable a sus necesidades; cuando, en realidad, es el usuario mismo el que adapta sus costumbres cotidianas a la citada configuración. Viéndose obligado a hacer uso de las citadas herramientas para demostrar a los demás usuarios que su actividad social virtual no cesa, sino que está en actualización constante. Y es precisamente esta necesidad de actualizar constantemente la que constituye el mayor factor de dependencia del usuario respecto a la red social digital. Por lo tanto las redes sociales digitales, lejos de constituir únicamente una herramienta gracias a la cual el usuario puede extender sus relaciones sociales reales, esclavizan al individuo sometiéndolo a su propia lógica.

Aún así,  no debemos caer en el error de presentar la sociedad digital como un ente supra humano que impone su voluntad a los individuos que la integran. La lógica de su funcionamiento, la necesidad de actualización constante, no preexiste ni acontece previamente a la misma utilización de los perfiles de usuario. Reconociendo lo tentador de una explicación escorada en el determinismo social, es necesario matizar que las peculiaridades que presentan las nuevas relaciones sociales en la red son producto de la interacción de los individuos que las utilizan y éstos crean unas dinámicas concretas que posteriormente podemos observar. Hasta aquí nada nuevo. Sin embargo es nuevamente necesario remarcar que la plataforma, la nueva Tierra virtual, no ha sido creada desde la neutralidad. No estaba ahí antes que nosotros, esperando pacientemente a ser utilizada. Las redes sociales digitales han sido ideadas, desarrolladas y puestas en funcionamiento siguiendo la lógica del desarrollo capitalista. La interacción constante de millones de usuarios basada en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se sustenta en la, nada novedosa por cierto, división internacional del trabajo. Los componentes electrónicos y los dispositivos necesarios para la consecución de esta interacción son fabricados por individuos que difícilmente tendrán acceso a estas herramientas de liberación social. Es de una ingenuidad insultante creer en la posibilidad de un escenario futuro donde cada habitante del planeta pueda disponer de un dispositivo móvil con el que conectarse a la sociedad silenciosa[8].

La sociedad silenciosa es aquella en la que predomina el ruido digital; la máxima expresión del desarrollo de las redes sociales digitales. La libertad de expresión lejos de existir como un derecho del que el individuo puede hacer uso dónde y cuándo le apetezca; se transforma en las redes sociales digitales para presentarse a imagen de un formulario interactivo donde la manifestación individual está prefigurada por el funcionamiento de ciertas aplicaciones informáticas que el usuario no controla, sino que acepta sin más cuando ingresa en la red social digital[9]. De esta manera los poderes políticos y económicos pueden desarrollar nuevas estrategias represivas al controlar totalmente el medio y el contenido de la libre manifestación digital. Por lo tanto la acción colectiva de los movimientos sociales de resistencia anticapitalista no puede, ni debería, basarse, o al menos fundamentarse parcialmente, en la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación como medio para la elaboración y distribución de estrategias políticas. Incluso las redes sociales digitales no capitalistas, así como los diferentes servidores y desarrolladores de software libre no pueden zafarse, en última instancia, de las herramientas tecnológicas necesarias para la puesta en marcha de las citadas plataformas que pretenden gozar de una relativa autonomía; y que han sido producidas en condiciones de explotación económica clásica[10].

De la misma manera, la política del silencio es la sistematización institucional del ruido digital. Las calles y los centros de trabajo, en los territorios donde se extiende a más velocidad el uso de la red social digital, han dejado de ser lugares donde, principalmente, dar rienda suelta al descontento político provocado por las consecuencias del crecimiento económico: paro, precariedad laboral y recorte de los derechos laborales, aumento de las desigualdades sociales, acciones de sabotaje industrial, etc. Si bien los partidos políticos adoptaron, hace décadas, la forma espectacular para llevar a cabo sus actos de propaganda debido a la influencia del medio televisivo; hoy sus estrategias están encaminadas a la obtención de centralidad política en el funcionamiento de las redes sociales digitales. No únicamente como medio para dar a conocer sus propuestas a los clientes-ciudadanos sino también para trasladar la localización del debate político de la calle a la red. La libertad de expresión sufre así una singular contorsión para adaptarse a las exigencias tecnológicas de las redes sociales digitales. Vemos como el sistema político de libertades, basado en la representatividad institucional, se adapta a un formato impuesto por una industria determinada: la del entretenimiento basado en internet. Estamos, pues, ante una nueva vuelta de tuerca de la estrategia estatal para elaborar una imagen idealizada de la democracia representativa apoyándose, esta vez, en las posibilidades de extensión democrática facilitadas por la versatilidad de la nueva sociedad silenciosa.

En la lógica de la política silenciosa es de imperiosa necesidad que el individuo crea que su participación (o activismo) virtual existe a imagen de la acción humana, real. El ruido digital, la incesante actividad social en las redes sociales digitales, contribuye a la extensión y mantenimiento de la política del silencio. Cuando un altercado, conflicto o manifestación de descontento no circula por los canales establecidos en las redes sociales digitales; permanece a salvo del condicionamiento de éstas y su resolución depende de la eficacia de la estrategia llevada a cabo, así como de la capacidad de resistir los envites del contrario. Por eso los poderes económicos y políticos trabajarán sin descanso para canalizar este tipo de protestas hacia la arena digital, pues controlan mucho mejor los factores que determinarán su desarrollo; sin olvidar que su visibilidad social (su presencia en la calle) quedará totalmente neutralizada. Ésta es la principal estrategia de la política del silencio: trasladar el conflicto de las fábricas (y demás centros de trabajo), calles, barrios y municipios, a la red.


[1] Pese a que en la sociedad burguesa se mantiene la separación entre esfera pública y privada; las contradicciones (y las dificultades) a las que nos enfrentamos los individuos (sobre todo aquellos desposeídos de los medios de subsistencia) tienen un origen histórico, y por ende fruto de un conjunto determinado de relaciones sociales.

[2] Y me refiero a lo relevante para un hipotético observador interesado en el comportamiento de las personas en cuestión. Desde el punto de vista del sujeto que se autoafirma modelando sus sentimientos vivencias el hecho mismo es de crucial importancia. Un diario privado no debería dejar de serlo a menos que su autor exprese su voluntad en sentido contrario. En el caso de los blogs o las redes sociales digitales el carácter público de éstos es evidente, aquí el autor busca notoriedad.

[3] El recurso a la dicotomía ruido/silencio constituye únicamente una manera figurada de ejemplificar la preeminencia o la ausencia de los estímulos que, a nivel sensorial, la red de redes nos puede ofrecer. Así en la afirmación anterior entiendo como ruido el continuo bombardeo de contenidos visuales y auditivos que se abalanzan sobre el usuario.

[4] De manera análoga ocurrirá, en sentido opuesto, con la discrepancia y la discusión. En las redes sociales digitales estas últimas prácticamente no existen: el conflicto se expresa como silencio, como ausencia de contacto. Todo aquello que se sitúe fuera de la continua afirmación de nuestra identidad digital artificial constituye un obstáculo para la obtención (y conservación) de amistad, para la aceptación de contacto por parte de los otros.

[5] Si bien internet permite la comunicación verbal a tiempo real, no es una aplicación común entre los usuarios de las redes sociales digitales. En éstas priman los mensajes de texto muy breves y enviados con extrema celeridad.

[6] Descomposición si se prefiere.

[7] Si no puedes seguir el ritmo de la actualización constante es probable que tu perfil deje de ser atractivo para los demás usuarios. El auge de los dispositivos móviles equipados con conexión continua a la red provoca a la vez que se reproduzca esta situación.

Sería interesante indagar acerca de la relación entre grado de oxidación del perfil (expresada en el tiempo de actualización) y el número de contactos de ese perfil (llamados amigos en la red social digital). Una primera hipótesis de trabajo sería que el usuario con menor grado de oxidación (tarda menos tiempo en actualizar) suele ser más popular (dispone de más contactos que efectúan más comentarios de otros usuarios en su página de perfil).

[8] Que será aquella en la que los individuos paseen juntos sin dirigirse la palabra, en silencio, pues unos con otros únicamente se comunican por medio de la sociedad virtual. La sociedad red, concepto introducido por Manuel Castells, constituye la organización político-industrial previa a esta posible sociedad del silencio. Su desarrollo estableció las bases que han dado paso a este otro estadio posterior. No son etapas históricas separadas e independientes, éstas no existen; sin embargo es necesario subrayar que la sociedad virtual o silenciosa no podría aparecen sin el desarrollo completo de la organización industrial y política en red, fundamentada en las nuevas tecnologías de conectividad inalámbrica.

[9] Plataformas como Twitter han modificado su catálogo de aplicaciones al incorporar innovaciones introducidas por los propios usuarios. De esta manera la red social digital hace saber al usuario que cualquier aportación será sistematizada y perderá automáticamente su leve carácter transgresor. El dominio del usuario sobre la red social digital debe ser necesariamente limitado pues, no podemos olvidar, son empresas con ánimo de lucro las que desarrollan y realizan el mantenimiento de las plataformas.

[10] Mediante el perfeccionamiento e integración de los diferentes modos de organización industrial: trabajo en cadena y producción flexible. La mayor parte de los componentes necesarios para la puesta en marcha de la sociedad del silencio son fabricados en países asiáticos donde, como en China, los trabajadores están sometidos a un férreo control por parte del estado y donde su capacidad de respuesta colectiva es duramente reprimida a la vez que se neutraliza mediante el aumento del poder adquisitivo de ciertas capas para garantizar su acceso a cierto nivel de consumo lo que le permite al estado: 1) dar salida a la sobreproducción (al excedente de productos que no logra exportar, si bien exporta la gran mayoría) y 2) promover institucionalmente un modelo de sociedad basada en el consumo, asociado éste al bienestar y la libertad, con objeto de hacerlo deseable al mayoría de la población.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La amistad como mercancía (I)

I

 Isaac Arriaza

            Aunque parezca inverosímil, hoy en día los amigos y amigas que uno puede llegar a tener se cuentan por decenas, centenares e incluso por miles. ¿Qué ocurre en este momento convulso de la historia para que las relaciones de amistad sean tan sumamente fértiles?.

            La respuesta es el nombre de la más conocida red social digital del momento: Facebook. Ésta cuenta ya con cientos de millones de usuarios en todo el mundo. Sin embargo, bajo la apariencia de una plataforma digital que permite la interrelación social entre sus usuarios, la mencionada red social no es más que una empresa cuyo lucro reside en la venta de los perfiles de los usuarios a las empresas de publicidad y marketing para que éstas elaboren estrategias con la intención de seducir a sus potenciales consumidores. Consumidores entre los que se encuentran también los mismos usuarios de la red, como receptores de dicha publicidad.

            Hace un tiempo estuvo de actualidad una polémica según la cual los usuarios de esta red social, al aceptar los términos de uso, ceden la propiedad de la totalidad del contenido que han subido a su perfil (fotografías, videos o comentarios) a la empresa propietaria de la red social de manera perpetua y, con esta aceptación, le autorizan a que haga lo que le plazca con esos datos. Incluso se han dado casos de empresas que han despedido a sus empleados, utilizando declaraciones o evidencias que el usuario hizo públicas en la citada red social.

            Dicho esto, ¿qué suponen las redes sociales digitales en un plano más complejo? Sin duda, y entre otras muchas cosas, un claro deterioro y despersonalización de las relaciones sociales cara a cara. Una enajenación de las relaciones sociales de amistad, transformándose éstas en mercancías cuya acumulación da fe[1], de la misma manera que en el caso de los bienes materiales de consumo, del nivel de aceptación social del individuo. De su prestigio social o estatus y también, por supuesto, de su capacidad de influencia sobre los demás miembros de su entorno digital. Esto es, de su poder.

            Con todo, se puede concluir, aún de forma prematura, que las relaciones de amistad que tienen lugar en las redes sociales digitales distan mucho de asemejarse a las relaciones de amistad en vivo. Y es totalmente cierto. Pero es igualmente cierto que, en la medida que los contactos que un usuario posee en una determinada red social pasan a denominarse amigos, los individuos pueden llegar a considerarse recíprocamente como tales. Sin embargo: “¡Es sólo una manera de denominar a los contactos!”. Entonces, ¿por qué no usuarios, contactos o miembros de la red, en lugar de amigos? Sencillamente porque es crucial presentar la red social a los individuos como una herramienta potencialmente válida para entablar relaciones de amistad tan, o más, auténticas que cualquier otra forma anterior de amistad.

Y, ¿por qué la amistad existe en la red social digital a semejanza de una mercancía?

En primer lugar porque la aplicación permite a los usuarios configurarse una identidad artificial, ideal y no real, con la que se relacionan de manera distante pues ésta puede corresponderse o no, en mayor o menor medida, con  experiencias y preferencias que hace suyas en la vida real, y que nunca son las mismas. Podríamos decir que el perfil adoptado por el usuario en la red social digital es una identidad falsa del individuo que puede tener relación en parte con su experiencia real pero que también supone una existencia separada que puede tomar vida propia. La construcción de esta falsa identidad tiene que ver, también, con la producción espectacular-mercantil de nuestra vida cotidiana; en la medida en que las relaciones que se dan en el medio virtual se enmarcan en una nebulosa similar a una performance, en la cual el sentido de la estética es central. El usuario concentra sus esfuerzos en resultar atractivo con objeto de acumular el máximo número de amigos posible. Es por esto que en Facebook[2] predomina lo audiovisual: las fotos, los videos donde los usuarios se muestran cual ganado en una feria. El usuario o usuaria adquiere (o solicita) amigos y amigas de forma compulsiva y, para que su acumulación sea posible, estas amistades deben adoptar la forma de paquetes acabados listos para consumir. Esto es, deben adoptar la forma mercancía, donde la complejidad y las contradicciones propias de cualquier personalidad permanecen ocultas bajo una cortina de risas y felicidad. Si los perfiles de usuario reflejaran lo complejo de la personalidad (sus miedos, sus frustraciones…) no resultarían atractivos para su consumo inmediato y compulsivo[3]. Lógicamente, si no fuera así, si en los perfiles de usuario no predominara un retrato positivo (y acrítico), sería muy complicado llegar a acumular centenares  de amistades.

En este punto entra en juego la afinidad. Ésta es condición necesaria para la consecución de una amistad relativamente duradera, y suele florecer cuando las personas se encuentran ante dificultades (individuales y colectivas), que son compartidas, enfrentándose a ellas de manera conjunta y solidaria. Aún, en mi opinión, siendo necesaria la afinidad para la existencia de la amistad (y para el surgimiento de la acción política), ésta no es suficiente y de ningún modo su presencia garantiza la ausencia de conflicto entre amigos o amigas. El conflicto entre éstos es inevitable y, también, necesario[4]. Entonces, y teniendo en cuenta todo lo anterior, existen serias dificultades para creer que en Facebook (o en cualquier otra red social digital) puedan desarrollarse relaciones de amistad completas y complejas[5].

Los perfiles digitales son, además, una herramienta de control social profundamente eficaz en el proceso de homogeneización que, años ha, pusieron en marcha los medios de comunicación de masas en coalición con los aparatos burocrático-propagandísticos.

Como comentaba más arriba; no sólo la amistad, como relación social inherentemente humana, se mercantiliza y se cosifica, sino que los perfiles de usuario también toman la forma de una mercancía. De hecho esto último debe darse previamente: si la relación mercantil es un intercambio (venta-consumo) de mercancías, las mercancías deben existir con anterioridad a esta relación. Sólo cuando son creadas, fabricadas, son puestas en circulación en el mercado de la amistad virtual.  De la misma manera que un fabricante de automóviles o televisores de plasma puede sentir la necesidad de consumir los productos que él mismo fabrica; el actor virtual no sólo consume los perfiles digitales creados por terceros sino que su mismo perfil constituye el centro de su consumo virtual. Si Herbert Marcuse creía que la gente se reconocía en sus mercancías, encontraba su alma en su automóvil o en su aparato de alta fidelidad; hoy en día este reconocimiento se produce tanto en relación al propio perfil virtual como a la comunidad que forman todos y cada uno de los contactos con los que el usuario se interrelaciona (en una especie de nacionalismo virtual)[6]. El individuo se identifica claramente con su producto porque, pese a no controlar todas y cada una de las condiciones de su fabricación, ha sido creado por él; y, a diferencia de la mayoría de los productos de consumo industrial, el suyo puede ser modificado (al menos parcialmente alterado) a placer una vez y otra con el fin de resultar atractivo para su consumo.  En las redes sociales digitales el sujeto, el individuo, es creador y a la vez consumidor de su principal mercancía: él mismo[7]. La identificación es máxima.

Por último, y también interpretando a Marcuse, la red social digital es un virtual escenario donde las clases sociales (y las diferentes posiciones sociales) aparentemente no existen. Ricos y pobres satisfacen sus necesidades llevando a cabo el consumo de la misma mercancía. Y ésta no es un reproductor de música o un vestido de alta costura; se trata de su propia existencia virtual. La ilusión de llevar a cabo una existencia paralela donde cada individuo puede configurarse según sus deseos. Esta asimilación indica, no la desaparición de las clases, sino la medida en que las necesidades y satisfacciones que sirven para la preservación del “sistema establecido” son compartidas por la población subyacente.”  (H. Marcuse)

 

II

 


[1] En el mundo virtual de Facebook y también fuera. No es extraño acertar a oír conversaciones entre personas que se preguntan mutuamente la magnitud de su acumulación de amistades virtuales.

[2] Pero también en My Space, aunque esta ultima red social digital no ha tenido tanta repercusión pese a aparecer antes en el tiempo.

[3] La amistad clásica no se consume. Necesita tiempo y no está exenta de dificultades y fracasos.

[4] Durante los pocos meses que mantuve activa mi cuenta de Facebook, no tuve constancia de ninguna discusión de importancia en el espacio de expresión,  llamado entonces muro, de mis contactos y puedo dar fe de que muchas de las fotos de perfil de éstos (y de los contactos de éstos) ofrecían una visión más o menos positiva de ellos. Con excepciones, como es lógico.

[5] Cuyas fases pueden ser: acercamiento o contacto inicial, conocimiento mutuo y, finalmente, afinidad o conflicto.

[6] Este curioso sentimiento de pertenencia no se manifiesta en una simple comunión social a imagen de los nacionalismos clásicos; en este caso el medio tecnológico que hace posible la red social digital forma parte indisociable de la imagen idealizada que el individuo se forma de la comunidad virtual. Es muy improbable que en ausencia de la plataforma informática necesaria para la consecución de la amistad virtual  los usuarios trasladaran a la vida real sus relaciones con la misma intensidad. Intensidad que podría medirse, es una propuesta, por el tiempo diario dedicado.

[7] Sin embargo, el hecho de que el usuario sea el creador y el co-reproductor de su perfil de usuario no lo convierte en una suerte de artesano digital. El usuario no controla, ni mucho menos, todos los factores que intervienen en la creación de su imagen virtual. Sólo algunos, y siempre en la medida en que los verdaderos creadores de la plataforma lo determinan.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las 10 estrategias de la manipulación, por Noam Chomsky

 

 

El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación” a través de los medios:

1. La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes.

 

La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Fuente: LAidea http://laidea.agriculturaecologica.eu/?p=3202

Publicado en Mitjans de desinformació | Deja un comentario

Dialéctica hegeliana e historicismo marxista

Alejandro Pérez

En los tiempos convulsos y de cambio que nos ha tocado vivir muchos escenarios se abren ante nosotros desde múltiples campos (filosofía, sistema económico, política…). Humildemente me propongo, con este post, ofrecer algunas claves y clarificaciones conceptuales sobre el historicismo marxista y la dialéctica hegeliana (pues están intimamente ligados). Aunque hace varias décadas que se ha renegado desde el propio marxismo la dialéctica de la lucha de clases como motor de la Historia (sobre todo por la evidencia histórica, nuevas clases han aparecido y el proletariado no ha destrozado a la burguesía, más bien al contrario) no está de más comprender la lógica y la retórica presentes en ella y el porqué de la superación de la misma. No podemos quedarnos anclados en trasnochados modelos y en nuestras viejas construcciones del mundo.

La dialéctica hegeliana del amo y el esclavo nace de la siguiente pregunta: ¿Dónde empieza la Historia? Hegel hace una abstracción para responder a esta pregunta y asegura que la Historia comienza con el enfrentamiento entre dos conciencias humanas y la negación de una de ellas. ¿De dónde surge este enfrentamiento? A diferencia de los animales (que desean cosas), los humanos deseamos deseos, más concretamente, deseamos el deseo del otro y el reconocimiento de nuestro deseo (su sometimiento a nuestro deseo). El problema de este enfrentamiento es que lleva una contradicción intrínsica y es, por lo tanto, un enfrentamiento a muerte. Es en este instante cuando uno de los dos, ante el temor a la muerte, renuncia a su primer deseo de desear los deseos del otro. Nace, de esta forma, el amo (el que no renunció y somete al otro que tiene miedo a la muerte) y el esclavo (el que por seguir viviendo cede a los deseos del amo). El problema es que el amo está insatisfecho pues no está en una relación de igual a igual con el otro (ya que es un esclavo) y su reconomiento no es digno de tal. Pone entonces al esclavo a trabajar y él se dedica a la vida ociosa. Para Hegel, el trabajo, el transformar la materia, crea la cultura y esto provoca que el esclavo se sienta más humano que su amo ocioso y descubre la libertad (esta idea será recogida por Sartre, que asegurará que el humano es siempre libre). Tenemos entonces la dialéctica construida: hay una afirmación (primer enfrentamiento, aunque aquí todavía no empieza la Historia), una negación (el amo niega al esclavo al someter su conciencia), una negación de la negación (el esclavo niega al amo al superarlo a través de la cultura) y de éstas deberá surgir una afirmación que contenga a los dos contrarios.

Marx es un hegeliano, lo estudió profundamente y copió esta forma de interpretar la Historia (como lineal y fruto de la dialéctica) aunque en vez de partir de una abstracción, de una especie de idealismo (individuos, concienca), quiere partir de la materia (materialismo histórico). En mi opinión, la metafísica de la Historia que realiza Marx es lo más débil de toda su teoría y, curiosamente, es en lo que los regímenes comunistas pusieron más énfasis. A diferencia de Hegel, Marx asegurará que hay un devenir histórico, una necesidad histórica (de ahí la metafísica) que es que la clase obrera acabe tomando el poder y con ella, al terminarse la dialéctica pues no tendrá una negación, el fin de la Historia. Para Marx -como para Hegel- la Historia tiene una lógica interna, lineal y dialéctica (la lucha de clases para Marx). En su caso, por poner su ejemplo, hay una afirmación (la nobleza) una negación de la afirmación (la burguesía contra la nobleza) y después una negación de la negación (el proletariado contra la burguesía) y de estos dos contrarios surgirá una nueva afirmación (que en el caso marxista y en este ejemplo supone el fin de la Historia). Antagonismo de clases, materialismo..tenemos muchas de las aportaciones de Marx a la filosofía en esta interpretación de la Historia.

Foucault fue uno de los que rechazó de raíz esta concepción metafísica de la Historia argumentando que ésta es discontinua y, por lo tanto, no lineal e impredecible. No es muy complicado rebatir la tesis de que la Historia es lineal, si así lo fuese tendríamos la capacidad de predecir el futuro y que yo sepa nadie lo ha hecho a muy largo plazo (se puede predecir con algo de exactitud que pasará en 5 o 10 años, pero no en 20,30, 50 o el fin de los tiempos). Existe siempre un elemento, una parcela, de incertidumbre fruto del propio comportamiento humano que genera nuevos escenarios a través de su creatividad y de su libertad. Además, que Marx se equivocara en sus predicciones ya nos puede permitir sospechar de la consistencia de su teoría que tan clara y científica nos podría parecer. Es siempre empresa complicada el ser un científico e intentar hacer de un proceso en el cual tú mismo participas un objeto de estudio completamente objetivo. De hecho, la Historia la escriben personas (historiadores en muchas ocasiones) y éstos son subjetivos e impregnan su trabajo con su propia interpretación de los acontecimientos. Por otro lado, abarcar absolutamente todas las acciones que suceden en un tiempo y un espacio determinado es materialmente imposible y muchas veces no puedes saber que impacto tiene una pequeña acción en un pueblo en el transcurso histórico. Con todo esto no quiero decir que la Historia no exista o que no hayan pasado las cosas que pasan pero sí que se puede tener cierta reticencia a la hora de asegurar que la Historia sea una ciencia exacta, objetiva.

Marx es un gran teórico y muchas de sus tesis nos siguen sirviendo para interpretar la realidad pero es un imperativo el ir renovándolo (como ya hace tiempo que ocurre a nivel académico con la Escuela de Frankfurt o con nuevos pensadores contemporáneos como Negri o Bensaïd) y rechazar algunas de sus teorías de forma radical. Aparte y como ya lamentablemente hemos podido comprobar, existe una dimensión muy totalizante en el materialismo histórico.

Publicado en Teoria Política | Deja un comentario

Instituciones Financieras Internacionales, la estrangulación del Tercer Mundo

Alejandro Pérez

“Muy buenas noticias para los pobres del mundo” así de cínico anunciaba Wolfensohn a la prensa en el año 1996 la Iniciativa para los Países Pobres muy Endeudados, una iniciativa lanzada con el FMI para reducir el endeudamiento externo de los países pobres hasta niveles sostenibles. En este informe especial se estudiarán las medidas que desde 1962 el BM y el FMI han implementado para los países pobres, supuestamente para  sacarlos de la pobreza en la que se encontraban. Asimismo, se propondrán otras medidas que podrían ser más eficaces para acabar con la pobreza en el mundo.

El FMI y el BM  (grupo Banco Mundial ya que hay muchos bancos dentro del BM) surgieron de la conferencia de Bretton Woods en 1944, es principalmente el BM a través del BIRF y del AIF el que financió a los países pobres para que pudieran establecer bases de crecimiento sostenibles. Los créditos del BIRF tienen un tipo de interés cercano al de los mercados y el plazo de amortización es de 15 a 20 años. Los recursos del BIRF como los de los del AIF proceden de las aportaciones a su capital realizadas por los estados que lo componen y de los capitales de los mercados realizados a través principalmente de los bonos. Hay que señalar que a partir de los años 90 y 2000 perdió fuerza ya que sólo el 16% de la financiación oficial para los países en desarrollo provenían de esta institución. Aún así el BM es el origen del 60% de la financiacón multilateral de los países en desarrollo. Observamos, ya de entrada, que en los últimos tiempos las IFIs han perdido fuerza frente a los flujos privados de capital (este fenómeno fue impulsado con la llegada de Reagan a la presidencia de los EE.UU ) lo que supone un lastre más para los países pobres. Esto no quiere decir que las políticas económicas de las IFIs hayan sido acertadas, pero eran una buena base para una futura ayuda a los países pobres.

Antes de entrar en los planes y las obligaciones que determinaban las IFIs para la obtención de los créditos hay que señalar la tiranía que supone la organización interna de los mismos. El BM tiene una junta de gobierno que tiene plenos poderes, tiene 24 Directores ejecutivos y 5 de ellos nombrados directamente por las mayores aportaciones de capital de los países en cuestión. El poder de voto para el resto se determina por la participación en el capital. Es decir, es la tiranía del dólar y todos intuimos acertadamente que son los Estados Unidos los que más capital aportan, al final son ellos pues los que determinan las cláusulas de la obtención de los créditos (y vistas estas cláusulas no nos extrañaremos).

Los programas de ajuste y de reforma se hacen conjuntamente entre BM y FMI. Los acreedores se coordinan a través del club de París, los deudores para seguir negociando los créditos pendientes tienen que asegurar una Balanza de Pagos positiva y para ello suelen proponer: controlar la inflación (e implícitamente los salarios), reducir las importaciones (para el déficit comercial), modificar el tipo de cambio (habitualmente mediante devaluaciones para aumentar las exportaciones), equlibrio presupuestario (que se hace en detrimiento de una reducción de gastos sociales, inversiones públicas y puesta en marcha de procesos privatizadores), desregular los precios y eliminar subvenciones a los bienes de primera necesidad y a las pequeñas y medianas empresas, apertura de los mercados a las mercancias y a las inversiones procedentes del extranjero, liberalización de los movimientos de capitales y un largo etc siguiendo estas líneas económicas. Como se incentiva la oferta y se quieren establecer bases para la inversión extranjera las consecuencias sociales son fatales. Hay que señalar que los primeros créditos otorgados en los años 60 fueron mal utilizados (compra de armas, fuga de divisas, importación de bienes de lujo) y las causas coyunturales eran desfavorables (comercio desigual, gastos nocivos, actuación de compañías transnacionales..).

Entre los años 60 y 80 los créditos fueron mal utilizados, a partir de 1982 observando que Mexico ya no podía pagar su deuda (fue la primera víctima  los PAE) los países pobres endeudados tuvieron que priorizar todos sus planes a pagar la deuda externa que tenían. En estos años se empezó a priorizar la inversión privada y el flujo de capital privado en los países pobres como deseaba Reagan..El resultado final fue que en 1990 después de todas las iniciativas promulgadas, de todos los planes de ajuste implementados los países pobres seguían siendo igual de pobres, pero ahora estaban cogidos por una soga por culpa del endeudamiento. Según datos del Informe sobre el Desarrollo Mundial 1990:la pobreza entre 1987 y 1998 la década del Consenso de Washington, que surgió a raíz del problema de endeudamiento de los países pobres y sobre todo de la crisis mexicana, del fracaso de Bretton Woods y que en en sus líneas de estabilidad macroeconómica seguía teniendo unas líneas muy neoliberales, la pobreza se redujo de un 28% a un 24% de la población total y el número total de pobres se mantuvo estable pasando de 1 183 a 1200 millones. Conclusión: de nada sirvieron todas las políticas, planes de ajustes y reformas que proponían las IFIs. Habían seguido estrangulando al tercer mundo.

La pregunta es ¿Por qué?, no sé si pensar que los diferentes estados creían realmente en el neoliberalismo económico como solución a todos los males, como solución para establecer estructuras económicas sostenibles a largo plazo, o si realmente bancos como el BM actuaron como Bancos comerciales y como garantes y protectores del interés privado del mundo occidental en los países pobres.

Es curioso, pero se ven filiales del BM como la OMGI (creada en 1988) cuya función es “apoyar al sector privado, a la inversión extranjera y a la expansión de empresas transnacionales”, que sí, que es necesaria la inversión extranjera en un país determinado para el crecimiento del mismo. Al mismo tiempo, lo que buscan las empresas privadas y las transnacionales es mano de obra barata, lo más barata posible, aquí en este mundo nadie es hermanita de la caridad, todo se hace por ánimo de lucro. A estas empresas no les interesa que suban los costes laborales, que tengan que pagar salarios más altos, también les interesa que los trabajadores no tengan ningún derecho y trabajen lo máximo posible (el caso de China es ilustrativo).

Por otro lado, detrás de todas la palabrería de todas las iniciativas para los países pobre existen organizaciones como la OMC que proteje ciertos aranceles de los países occidentales. Sobre todo en lo relativo a la agricultura, Europa con la excusa del comercio desleal en relación a los productos agrícolas del norte de África, por ejemplo, pone aranceles muy altos a este tipo de productos. Es decir, dónde algunos países serían competitivos y podrían exportar gran cantidad de productos se le suben los aranceles y se acaba así su competitividad con los productos nacionales.

En relación a la deuda externa, yo me adscribo a la nueva corriente surgida de la organización británica Christian Aid que propugna que la deuda está pagada, pagada por la deuda ecológica que los países del Norte tienen en relación a los países del Sur. Habría que cuantificar la deuda de los países ricos en relación a los países pobres a causa del uso gratuito de la atmósfera y de los sumideros de carbono. También por otro lado la obligación de pagar la deuda externa y sus intereses lleva a una depreciación de la naturaleza, ” la naturaleza no puede crecer a un tipo del 4 o 5 % anual, los recursos son agotables, como el petróleo”.Luego estaría el tema del comercio ecológicamente desigual.

Por otro lado, si realmente se quisiera luchar contra la pobreza en el mundo de forma efectiva y saldar las deudas externas se impondría una tasa sobre los flujos financieros internacionales de capitales de carácter especulativo. La tasa del Premio Nobel Tobin que se situaría en el 0,05% o al 0,1%. Nada más que eso, un impuesto del 0,05% y se podría acabar con el hambre en el mundo. Parece fácil de decir.. A partir del dinero recaudado se podrían establecer planes de ayuda y fomento netos. Serían ” fondos netos”.

Los planes de reformas económicas tendrían que priorizar el gasto público social, la inversión social y la inversión en infraestructuras, pero sobre todo no dejar de lado el gasto público.

La globalización puede ayudar a los países del Tercer mundo a salir de la pobreza y a asegurar un cierto bienestar para el conjunto de la humanidad, pero mientras los dogmas neoliberales campen a sus anchas (la globlación se ha hecho con la expansión del neoliberalismo en todo el mundo y sus atroces consecuencias) y los grandes intereses privados dominen el panorama internacional pocas cosas se podrán hacer, somos nosotros el conjunto de la humanidad los que estamos llamados a luchar contra la tiranía del dólar y de los grupos de intereses. Existen ya muchas inicitativas, los ciudadanos del mundo están trabajando duramente para revertir la desastrosa situación en la que estamos y el abismo hacia el que nos dirigimos. Sólo faltas tú.

Fuentes: Altruismo, mercado y poder, José Antonio Sanahuja

¿Quién debe a quién?,Joan Martínez, Arcadi Oliveres

ATTAC.es

Publicado en Economía capitalista | Deja un comentario

Reflexiones sobre la violencia y la posesión de armas

Alejandro Pérez

jpg_Puno_Renau

 

Muchas de las reflexiones están inspiradas en el imprescindible ensayo de Hardt y Negri: Multitud; guerra y democracia en la era del Imperio

Tras la tragedia de Connecticut se ha reabierto el debate sobre la posesión de armas de fuego tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo occidental. El individualismo extremo presente en la sociedad americana (y que empieza a extenderse de forma dramática por Europa) suele distorsionar por completo el origen del porqué en EE.UU se permite tener armas en casa. En su origen no fue para proteger tu propiedad frente al resto (aunque ahora la tergiversación interesada de los neoliberales haya transformado la primeriza intención) sino para, y cito, “Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un estado libre, no se restringirá el derecho del pueblo a poseer y portar armas” (segunda enmienda, enmarcada en la tradición republicana del uso de la violencia como resistencia, nótese la insistencia en “milicia” y “pueblo”, contra propiedad privada e individuo).  En otras palabras, la intención era la de  redistribuir el poder y en esta redistribución se encuentra también la de democratizar la violencia (el pueblo armado, una herramienta más de contrapoder en el supuesto de un levantamiento tiránico).

Esto lo digo a modo introductorio. Parece mentira que incluso entre la izquierda hayamos claudicado ante el argumentario estatalista weberiano del monopolio del uso de la violencia por parte del Estado. No en vano, a excepción del Reino Unido, en el resto de democracias europeas se han vivido muchas épocas de tiranías y golpes de estado triunfantes (Francia, España, Grecia, Italia, Portugal, Alemania…). Casualmente, ni en Suiza (donde portar armas es un deber y no un derecho constitucional) ni en Estados Unidos han habido en ningún momento autocracias (sí, todos sabemos los défictis  democráticos enormes que hay en EE.UU. pero no ha habido un dictador en el sentido propio de la palabra).

Considero que estos temas merecen reflexiones de fondo que vayan más allá del “es que las armas son malas y por lo tanto hay que prohibirlas” (estoy de acuerdo, pero nunca suele acompañarse de prohibir las armas que portan militares y policías) o del muy simplificado “en estados unidos hay matanzas porque tienen armas de fuego” (el hecho de que en Canadá o Suiza haya el mismo número de armas por habitante pero una cantidad muy inferior de muertes por armas de fuego debería responder a este falacioso argumento, el problema radica en la sociedad americana, completamente enferma por otras razones).

El problema es muy de fondo. Partimos del supuesto de que vivimos en una democracia y que, por lo tanto, la violencia inherente a las armas es una expresión autoritaria antidemocrática. Restringimos y delegamos entonces la violencia al Estado “democrático” para hacer cumplir las leyes que “todos votamos”. Por otro lado, entre los movimientos transformadores, anticapitalistas, democráticos y de izquierdas se suele caer en un error porque seguimos la lógica de los opuestos. Como el poder es violento y se sustenta en la violencia para contrarrestarlo debemos situarnos en una oposición polar simétrica. Se propone entonces a la democracia como una fuerza absolutamente pacífica. El problema de esto, es que vivimos en un contexto de violencia que no puede ignorarse. Las cosas no son tan simples y no podemos obviar la otra cara de la realidad. El plano teórico es muy bonito, lástima que vivamos en constante violencia y/o amenaza de la misma. Afirmar que eso es plausible es pensar que si realmente se produjera un cambio profundo no habría una respuesta violenta por parte del Estado (cuando el Estado es, efectivamente, violento), que lo neutralizaría. De hecho, hasta tenemos un ejemplo bíblico de que una huída, de un éxodo (como el de la democracia), también es fuertemente reprimido. El faraón no permitió que los judíos se vayan en paz. Gilles Deleuze afirma: “Huye, pero al tiempo que huyes, coge un arma”. Es bastante ingenuo pensar que un soberano permitiría la huída de sus goberanados sin reprimir o intentar recuperarlos por la fuerza.

Vamos por partes. El hecho de que vivamos en una democracia pura no violenta es muy cuestionable y para demostrarlo me remito a los hechos históricos empíricos. En el momento que las fuerzas izquierdistas más transformadoras han conquistado el poder político han vivido automáticamente una respuesta violenta por parte de la clase dominante. En España, cuando el Frente Popular ganó unas elecciones democráticamente tuvimos un golpe de estado que dio lugar a la guerra civil. En Chile, cuando Allende ganó los comicios de 1970 tuvo, en el año 73, la respuesta violenta de Pinochet. En Nicaragua igual, en Venezuela, en el año 2002, más de lo mismo (contra Chávez, aunque fracasó), en Ecuador, el reciente caso de Honduras o de Paraguay son otros ejemplos paradigmáticos. Los casos de Olof Palme en Suecia o del mismo Kennedy en EE.UU. (ambos asesinados) están más abiertos a debate. Igualmente, tenemos pocos casos de triunfos de una izquierda radical en Europa, lo que limita el marco del análisis. Veremos si cuando gane Syriza en Grecia no se promueve la desestabilización o si directamente se perpetra un golpe de estado. Todavía tienen el beneficio de la duda. Los que piensen que eso nunca ocurrirá en el marco de la UE que miren lo que está ocurriendo en Hungría.

Por otro lado, las conquistas de la clase obrera en Europa difícilmente se pueden explicar sin la organización de las clases obreras y sin la amenaza -violenta- de la URSS. De forma tácita, parece que la clase dominante solo cede cuando hay amenaza de violencia. Casualmente, en la actualidad, no tienen reparos en quitarnos todo lo conseguido. No hay una oposición armada.

Pienso que es bastante evidente que el poder necesita de la violencia para perpetuarse y dominarnos (condición necesaria aunque no suficiente). No seamos hipócritas, estamos involucrados en miles de conflictos armados. Imponemos la hegemonía a través de la fuerza. Quién no acepta nuestra oferta por las buenas la debe aceptar por las malas.

Sin embargo, tampoco debemos ser ingenuos. Un fusil no puede nada contra una bomba atómica o contra un ejército organizado. Del mismo modo, tampoco le interesa al hegemón la destrucción sistemática de las fuerzas productivas ni de los recursos naturales (consecuencia subsiguiente de la utilización de armas de destrucción masiva). Sería un gobernante sin gobernados (una contradicción, no serías soberano) además de no poder robar los recursos (si hubiesen utilizado bombas nucleares en Irak se quedan sin petróleo). Además, un mundo nuevo debe tener como horizonte la erradicación absoluta de la violencia, cosa que es complicada si únicamente basamos la fuerza en la violencia. Está el problema de escapar a la relación de servidumbre amo-esclavo de la URSS. Es por ello que, como Negri y Hardt, me adscribo a la corriente de la violencia democrática próxima a los zapatistas del subcomandante Marcos.

La violencia democrática es horizontal y parte de la premisa de que nunca, bajo ningún concepto, de la violencia se puede forjar un poder constituyente (contrariamente a lo que creen los marxistas-leninistas). La violencia es una arma más de la multitud como lo puede ser una manifestación o una huelga general que debe producirse en un marco determinado. Únicamente al final de un proceso profundamente democrático y como último recurso de resistencia activa puede ser utilizada. Siempre de forma descentralizada y horizontal, siguiendo los tres criterios esbozados por Hardt y Negri en Multitud; guerra y democracia en la era del Imperio. Soy partidario de otorgarle el beneficio de la duda al Régimen. Es preferible (y si realmente hemos “evolucionado” no haría falta recurrir a la resistencia activa) utilizar todas las herramientas pacíficas y democráticas a nuestra disposición, utilizar la desobediencia civil etcétera. Si al final de este camino se produjera, como también es potencial y previsible, una respuesta armada y violenta del Estado sería un imperativo el ejercitar la violencia democrática. Pongamos como ejemplos los judíos que se rebelaron ante los nazis en los guetos o los milicianos españoles, que utilizaron la violencia a modo de defensa. Siempre debe ser así, no se constituye ni se construye nada a través de la violencia, es siempre a modo de defensa y resistencia activa. Por eso, es democrático el poseer armas ya que éstas existen y son autoritarias per se. No debemos cederle ese monopolio al Estado, que, en última instancia, siempre podría utilizarlas en nuestra contra (y ya lo hace, los desahucios es violencia del Estado directa física, o la represión en las manifestaciones democráticas).

Publicado en Teoria Política | Deja un comentario