Escraches: La política, guste o no, es violencia

Imagen
Escribía Gabriel Delacoso en un artículo: “La política es violencia, lo queremos o no, y no se trata de elegir entre la violencia y la no violencia sino entre la violencia espontánea e invisible de las cosas como son y la violencia de las consecuencias de nuestros actos en nuestros intentos de cambiarla”. Estos días nos encontramos ante una muestra más de la política en estado puro: Los escraches.
El escrache es una manifestación llevada a cabo por un grupo de activistas en presencia de la persona a la que se quiere denunciar (ya sea en un bar o en su domicilio). Es por lo tanto un mecanismo de presión política que focaliza la indignación popular directamente sobre los responsables, a título personal.
La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha puesto en marcha una campaña de escraches contra aquellos que, haciendo oídos sordos a las atrocidades sociales derivadas de la ley de desahucios, siguen rindiendo obediencia a las cúpulas de sus partidos (los cuales a su vez rinden obediencia a las cúpulas de la CEOE y la Troika).
Escribo este artículo porque escuchando y leyendo noticias sobre este tema no dejan de repetirse argumentos del siguiente estilo: «Yo entiendo la indignación ciudadana, pero estas no son maneras…».
Así pues se abre la veda de la deslegitimación social en defensa de una supuesta paz y no-violencia Estatal. Aquéllos periodistas que día tras día callan y no recogen en sus noticias los 517 desahucios diarios ni los tres suicidios diarios por culpa de la crisis en España, hoy alzan la voz para denunciar lo violento que les resulta que una docena de activistas se lo increpen al diputado de turno mientras este se tomaba un café en el bar.
Periodistas transformados en meros propagandistas cuyo objetivo es seguir encubriendo la violencia Estatal. Hace unos días se publicaba que el Partido Popular envió por error un email a los medios de comunicación que iba dirigido a sus «opinadores». Tan simple como eso: «Aquí tenéis todos los argumentos para su defensa…».
La misma prensa que oculta la violencia Estatal, que se escandaliza cuando medios extranjeros publican fotografías de españoles buscando en la basura, que oculta casos de corrupción como el que destapó cafèambllet o la lista de defraudadores en España… esa misma prensa hoy llena sus portadas escandalizada por el escrache de la PAH.
Pues qué queréis que os diga, la PAH ha parado 598 desahucios a día de hoy, ha conseguido llevar una ILP al Congreso de los Diputados y probablemente conseguirá todo lo que se proponga, tiene músculo para ello.
En tiempos de crisis se desenmascara la violencia Estatal, aquella que durante las épocas de bonanza oímos lejana, como eco de alguna tortura en algún CIE o en alguna comisaria.
Hoy la vemos más de cerca, desahucios, paro, precariedad… y quizás va siendo hora de dejar de poner la otra mejilla. De cambiar el miedo de bando como dicen Los Chikos del Maíz. De, quien sabe, que llegue ese bonito día en que un diputado corrupto o un diputado que se sitúa al lado de la banca y no del pueblo, no pueda tomarse un café tranquilo.
Papá, ¿Por qué esa gente dice que matas a gente?

Nueva campaña de la PAH: escraches. Pongámosle nombre y apellido a los responsables del #genocidioFinanciero

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s