Dialéctica hegeliana e historicismo marxista

Alejandro Pérez

En los tiempos convulsos y de cambio que nos ha tocado vivir muchos escenarios se abren ante nosotros desde múltiples campos (filosofía, sistema económico, política…). Humildemente me propongo, con este post, ofrecer algunas claves y clarificaciones conceptuales sobre el historicismo marxista y la dialéctica hegeliana (pues están intimamente ligados). Aunque hace varias décadas que se ha renegado desde el propio marxismo la dialéctica de la lucha de clases como motor de la Historia (sobre todo por la evidencia histórica, nuevas clases han aparecido y el proletariado no ha destrozado a la burguesía, más bien al contrario) no está de más comprender la lógica y la retórica presentes en ella y el porqué de la superación de la misma. No podemos quedarnos anclados en trasnochados modelos y en nuestras viejas construcciones del mundo.

La dialéctica hegeliana del amo y el esclavo nace de la siguiente pregunta: ¿Dónde empieza la Historia? Hegel hace una abstracción para responder a esta pregunta y asegura que la Historia comienza con el enfrentamiento entre dos conciencias humanas y la negación de una de ellas. ¿De dónde surge este enfrentamiento? A diferencia de los animales (que desean cosas), los humanos deseamos deseos, más concretamente, deseamos el deseo del otro y el reconocimiento de nuestro deseo (su sometimiento a nuestro deseo). El problema de este enfrentamiento es que lleva una contradicción intrínsica y es, por lo tanto, un enfrentamiento a muerte. Es en este instante cuando uno de los dos, ante el temor a la muerte, renuncia a su primer deseo de desear los deseos del otro. Nace, de esta forma, el amo (el que no renunció y somete al otro que tiene miedo a la muerte) y el esclavo (el que por seguir viviendo cede a los deseos del amo). El problema es que el amo está insatisfecho pues no está en una relación de igual a igual con el otro (ya que es un esclavo) y su reconomiento no es digno de tal. Pone entonces al esclavo a trabajar y él se dedica a la vida ociosa. Para Hegel, el trabajo, el transformar la materia, crea la cultura y esto provoca que el esclavo se sienta más humano que su amo ocioso y descubre la libertad (esta idea será recogida por Sartre, que asegurará que el humano es siempre libre). Tenemos entonces la dialéctica construida: hay una afirmación (primer enfrentamiento, aunque aquí todavía no empieza la Historia), una negación (el amo niega al esclavo al someter su conciencia), una negación de la negación (el esclavo niega al amo al superarlo a través de la cultura) y de éstas deberá surgir una afirmación que contenga a los dos contrarios.

Marx es un hegeliano, lo estudió profundamente y copió esta forma de interpretar la Historia (como lineal y fruto de la dialéctica) aunque en vez de partir de una abstracción, de una especie de idealismo (individuos, concienca), quiere partir de la materia (materialismo histórico). En mi opinión, la metafísica de la Historia que realiza Marx es lo más débil de toda su teoría y, curiosamente, es en lo que los regímenes comunistas pusieron más énfasis. A diferencia de Hegel, Marx asegurará que hay un devenir histórico, una necesidad histórica (de ahí la metafísica) que es que la clase obrera acabe tomando el poder y con ella, al terminarse la dialéctica pues no tendrá una negación, el fin de la Historia. Para Marx -como para Hegel- la Historia tiene una lógica interna, lineal y dialéctica (la lucha de clases para Marx). En su caso, por poner su ejemplo, hay una afirmación (la nobleza) una negación de la afirmación (la burguesía contra la nobleza) y después una negación de la negación (el proletariado contra la burguesía) y de estos dos contrarios surgirá una nueva afirmación (que en el caso marxista y en este ejemplo supone el fin de la Historia). Antagonismo de clases, materialismo..tenemos muchas de las aportaciones de Marx a la filosofía en esta interpretación de la Historia.

Foucault fue uno de los que rechazó de raíz esta concepción metafísica de la Historia argumentando que ésta es discontinua y, por lo tanto, no lineal e impredecible. No es muy complicado rebatir la tesis de que la Historia es lineal, si así lo fuese tendríamos la capacidad de predecir el futuro y que yo sepa nadie lo ha hecho a muy largo plazo (se puede predecir con algo de exactitud que pasará en 5 o 10 años, pero no en 20,30, 50 o el fin de los tiempos). Existe siempre un elemento, una parcela, de incertidumbre fruto del propio comportamiento humano que genera nuevos escenarios a través de su creatividad y de su libertad. Además, que Marx se equivocara en sus predicciones ya nos puede permitir sospechar de la consistencia de su teoría que tan clara y científica nos podría parecer. Es siempre empresa complicada el ser un científico e intentar hacer de un proceso en el cual tú mismo participas un objeto de estudio completamente objetivo. De hecho, la Historia la escriben personas (historiadores en muchas ocasiones) y éstos son subjetivos e impregnan su trabajo con su propia interpretación de los acontecimientos. Por otro lado, abarcar absolutamente todas las acciones que suceden en un tiempo y un espacio determinado es materialmente imposible y muchas veces no puedes saber que impacto tiene una pequeña acción en un pueblo en el transcurso histórico. Con todo esto no quiero decir que la Historia no exista o que no hayan pasado las cosas que pasan pero sí que se puede tener cierta reticencia a la hora de asegurar que la Historia sea una ciencia exacta, objetiva.

Marx es un gran teórico y muchas de sus tesis nos siguen sirviendo para interpretar la realidad pero es un imperativo el ir renovándolo (como ya hace tiempo que ocurre a nivel académico con la Escuela de Frankfurt o con nuevos pensadores contemporáneos como Negri o Bensaïd) y rechazar algunas de sus teorías de forma radical. Aparte y como ya lamentablemente hemos podido comprobar, existe una dimensión muy totalizante en el materialismo histórico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Teoria Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s